Azul … intensamente azul

Hace unos días en un maravilloso encuentro con un viejo amigo (que no es lo mismo que amigo viejo), el Sr. Guillermo Proupín, una enciclopedia viviente hecha persona y por el cual tengo un enorme afecto y admiración, me propuso un reto sobre la pintura y restauración.

Parecía sencillo, cuál era el color azul que abundaba en los hórreos y ventanas y puertas de antiguos pazos distribuidos por Galicia y Asturias y sobre todo cómo se conseguía y se preparaba.

La gama de colores azules es inmensa que van desde el azul pastel hasta el índigo, pasando por el añil , teniendo una carta cromática de las más extensas.

Buscar un color que se ajustara a las características de una zona remota de las líneas comerciales, debía ajustarse a un producto que fuera directamente extraído o producido de forma local y cuyo precio en su época, no fuera extraordinariamente caro como podía ser el lapislázuli.

Después de buscar en diferentes fuentes el abanico de posibilidades se fue cerrando llegando a la siguiente conclusión

EL COLOR AZUL DE LA ISATIS TINCTORIA

Isatis Tinctoria

En el Mediterráneo se ha utilizado desde muy antiguo la pintura de añil para pintar los cercos de puertas y ventanas, y a menudo también las jambas, dinteles y hasta los umbrales, puesto que el color azul del añil ahuyenta a los insectos.

En la era vikinga, en York, se ha encontrado, en excavaciones, un despacho de tinturas con restos de isatide y de plantas del Gro. Rubia datado en el s. X. En tiempos medievales, los centros de su cultivo eran Lincolnshire, Somerset en Inglaterra, Gascuña, Normandía, Somme, el Languedoc (en gran parte conocido como País de la Cucaña ya que cocagne era y es el nombre occitano, y luego en francés de esta planta y su tintura) , Bretaña, en la actual Francia; Jülich, Érfurt, Turingia en Alemania; Piamonte, Toscana en Italia. Los ciudadanos de las cinco ciudades del isatide turingianas de Erfurt, Gotha, Tennstedt, Arnstadt, y Langensalza tuvieron sus propios fueros. En Erfurt, los mercaderes de isatide tuvieron los fondos para crear la Universidad de Erfurt. Una industria tradicional aún imprime con pomada en Turingia, Saxonia y Lusatia hoy: conocida como Blaudruck (literalmente, impresión en azul).

Los usos medievales de la tintura no se limitaban a textiles. Por ejemplo, el ilustrador de Lindisfarne Gospels usó una pomada en base a pigmentos para el azul.

La “Isatis Tinctoria” es una planta de flores amarillas llamada “plasto” o “pastel de los tintoreros”, conocido desde muy antiguo, y que se cultivó en Occitania, región de Francia, alrededor de Toulouse, siendo fuente de su gran fortuna desde el s.XIV al XVII.

Este color puede ser el primero que llegó a Europa y que vistió a la realeza y nobleza, se trata del pigmento extraído de esta planta. Fue el más famoso del Renacimiento europeo, y decayó sólo cuando llegaron las hojas de otra planta, con un tinte más potente y fácil de cultivar y extraer, desde los territorios de España en América: El índigo.

Este color, usado principalmente como tinte textil, daba una inmensa variedad de azules, desde un profundo añil oscuro casi azul marino, pasando bellos azules reales, a blancos azulados. Hasta Napoleón ordenó que el ejército fuese vestido de este color “tan francés”.

Las bolas vegetales de añil son “cocagne”, y la zona donde se cultivaba se pasó a llamar “Le Pays de Cocagne” por el refrán: “Au Pays de Cocagne, plus on dort, plus on gagne” (En el País de Cucaña, cuanto más se duerme, más se gana), dinero fácil del comercio del añil.

Y como su aplicación fue principalmente textil, fue en el arte del tapiz donde aparecieron los primeros añiles “artísticos” como éstos de la caza del unicornio.

Y el arte capta en grabados como se cultiva y se procesan las cocagne de pasto por bolas de la planta que dan el azul.

Y también en escultura: por ejemplo esta escena de unos comerciantes de las bolas vegetales de tinte añil

PROCESADO DE LA PLANTA PARA LA OBTENCIÓN DEL TINTE

Producción del azul pastel desde PLASTO o Pastel de los tintoreros, “Isatis Tinctoria” – Francia SXIV a XVII

Un estudio realizado por la investigadora Amparo García en varios hórreos de Quirós (Asturias) con un estilo pictórico similar a los gallegos, reveló que las pinturas, procedentes de los siglos XVI y XVII, eran fabricadas con materiales cotidianos, como el hierro, que daba el aspecto rojizo, o el negro, que era una mezcla de hollín y grasa animal, para darle consistencia frente a los elementos climatológicos así como azules de azul pastel.

Según este estudio, el pintor podía aplicar unas plantillas para las figuras geométricas, mientras que las de carácter animal o humano dejaban más libertad en la creación.  El resultado era una decoración estilizada, muy elegante. En sus buenos tiempos, el hórreo luciría unas pinturas vívidas que narraban historias y creencias de la sociedad medieval.

EL AZUL EN EL MUNDO DEL ARTE

En la paleta de los más conocidos pintores no suele estar el índigo, ni el Azul Pastel, ni el Añil, ni los añilados: se consiguen con mezclas.

Los habituales en las paletas de los grandes son: el cobalto y el ultramar. A veces algunos usan el Azul Prusia, algo más añil.

Obra de Van Gogh

Picasso pintó estos tejados de Barcelona toda una gama de azules amplísimos, muy variados, jugando con las luces y sombras, con las profundidades. El azul añil fue muy usado en su obra, especialmente en su etapa azul, pero mucho más tarde también.

Obra de Picasso

Y el más impresionista Monet, y su genial usó de los azules. El no uso del negro hizo que Monet emplease el azul muy profusamente, para conseguir las sombras y los claroscuros. Se aprecia especialmente en su serie de estaciones de trenes.

Obra de Monet

Por supuesto, en las obras al pastel, también se usaron los añiles: autores tan famosos como Delacroix, Renoir, Degas y Cassat lo emplean en varias tonalidades, desde el añil más oscuro casi negro al azul casi blanco en las pieles y telas.

Obra de Renoir

Por supuesto el inmenso Henry Toulouse Lautrec, influido por el color que lo había envuelto durante toda su vida desde su nacimiento (sus apellidos no son casuales: era de la familia noble de la Occitania francesa), lo reflejó en sus obras.

Obra de Toulouse Lautrec

Y ya con colores modernos y como mezclas de diversos azules y con un aire más contemporáneo mi humilde aportación

Obra de Perrisco

4 comentarios en “Azul … intensamente azul”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.